Necesidades Educativas Especiales

Necesidades Educativas Especiales

Necesidades Educativas Especiales

Algunas personas no están de acuerdo con el uso de la expresión del título porque implica “diferenciar” a un alumno de otro, o porque es muy difícil especificar cuándo existe esta necesidad o qué es una necesidad educativa especial. Tratamos en estas líneas de verter algunas ideas y conceptos para reflexionar juntos.

Establecer, mediante comparación, la diferencia entre dos o más personas es algo habitual aunque esta comparación se vuelve discriminativa en el momento en que se beneficia o perjudica a una u otra persona cuando las dos merecen recibir el mismo trato.
Necesidades Educativas Especiales es un término que data de los años 70 y popularizado en los 80 por el Informe Warnock, elaborado por la Secretaría de Educación del Reino Unido en 1978. La novedad de este concepto radica en que pretende hacer hincapié en los apoyos y ayudas que el alumno necesita más que en un carácter pretendidamente diferenciado de la Educación Especial.

En una escuela las NEE (Necesidades Educativas Especiales) se refiere a las medidas que esta propone para que un alumno pueda acceder a los aprendizajes que se determinan para su nivel cuando este tiene dificultades mayores que sus compañeros para acceder al mismo conocimiento.

Las medidas que la escuela propone son ayudas y recursos adicionales, ya sean humanos, materiales o pedagógicos, para conducir al alumno en su proceso de desarrollo y aprendizaje, y contribuir al logro de los fines de la educación

Por lo expuesto podemos afirmar que cualquier persona en diferentes edades y momentos de su educación, puede tener necesidades especiales y necesitar que lo apoyen para tener éxito escolar. Estas necesidades especiales pueden ser por un tiempo determinado (transitorias) o durante todo el tiempo de permanencia en el sistema escolar (permanentes).

¿Advertimos con facilidad los estudiantes que tienen necesidades educativas especiales? ¿Qué acciones llevamos adelante para poder ayudar a quienes tienen esta necesidad? ¿Existen protocolos que ayuden a los docentes descubrir a los alumnos con necesidades especiales? ¿Pueden los padres desde sus casas advertir tal situación y en ese caso tienen herramientas para ayudar a sus hijos?

Vale repensar la eficacia de las acciones que estamos llevando adelante para lograr que el acceso a la educación sea para todos. Conviene reflexionar sobre las actitudes de aquellos que tenemos la responsabilidad de tomar las decisiones para la implementación de estas prácticas, es vital aprender a comunicar en el tiempo oportuno y de un modo adecuado cuando y quienes son los que necesitan especial atención en el proceso de educación.

Es importante recordar los conceptos proclamados en la Declaración de Salamanca en el marco de la Conferencia Mundial sobre necesidades educativas especiales – acceso y calidad realizada del 7 al 10 de junio de 1994.

  • “todos los niños de ambos sexos tienen un derecho fundamental a la educación y debe dárseles la oportunidad de alcanzar y mantener un nivel aceptable de conocimientos,
  • cada niño tiene características, intereses, capacidades y necesidades de aprendizaje que le son propios,
  • los sistemas educativos deben ser diseñados y los programas aplicados de modo que tengan en cuenta toda la gama de esas diferentes características y necesidades,
  • las personas con necesidades educativas especiales deben tener acceso a las escuelas ordinarias, que deberán integrarlos en una pedagogía centrada en el niño, capaz de satisfacer esas necesidades,
  • las escuelas ordinarias con esta orientación integradora representan el medio más eficaz para combatir las actitudes discriminatorias, crear comunidades de acogida, construir una sociedad integradora y lograr la educación para todos; además, proporcionan una educación efectiva a la mayoría de los niños y mejoran la eficiencia y, en definitiva, la relación costo-eficacia de todo el sistema educativo”.

Deja un comentario